Estrategia digital básica para profesionales. Cómo posicionar tu marca personal en Internet dedicando los mínimos recursos.

postSi eres un profesional que ofrece sus servicios a terceros, estar o no estar en Internet, ya no es la cuestión. No estar en Internet es como no existir. Y no se trata sólo de perder oportunidades, supone –además- generar desconfianza en quienes buscándote no te encuentran y resulta especialmente peligroso porque dejas en manos de terceros lo que se dice de ti. Porque algo se dirá, de eso puedes estar seguro. Y si no, haz la prueba. Pon tu nombre en Google y a ver qué pasa.

Este post te propone una estrategia digital básica que puedes poner en práctica de forma fácil y muy económica. Se trata de un esquema sencillo que te permitirá, por una parte, ser encontrado –y recordado- y por otra, presentarte de forma efectiva y convincente. Justo lo que necesitas para que quien requiere los servicios que ofreces piense que tú eres el profesional que estaba buscando. Y es que no se trata de ser famoso, ni el mejor posicionado en Internet, se trata de tener la visibilidad suficiente, demostrar capacidad y transmitir confianza. Esta plataforma básica tiene como centro neurálgico una página web. Se completa con unas acciones orientadas a fomentar tu visibilidad y unas recomendaciones finales para hacerlo de la forma más adecuada. Lo que voy a proponerte  te será de utilidad tanto si te estás planteando construir una nueva web como si ya tienes una pero necesitas revisarla en términos de eficacia, posicionamiento y visibilidad. ¿Preparad@?

1. Página web

El eje de toda estrategia digital es una página web, que es tu tarjeta de visita y tu mejor escaparate profesional para captar nuevos clientes. Se trata de un espacio que está accesible a cualquier hora del día y desde cualquier lugar del planeta.

El objetivo principal de tu sitio web debería ser proyectar tu marca personal; esto es, tu nombre, tu capacidad, tu experiencia, los servicios que ofreces, cómo contactar contigo y todo ello, con tu propio estilo profesional. Antes que nada, debes definir estas cuestiones, así como el perfil del público (o públicos) al que te diriges. Te recomiendo que lo hagas por escrito, y esta plantilla te resultará especialmente útil para ello.

Aspecto visual. Debes elegir unos colores y tipografías que sean coherentes con tu imagen actual. Y si no la tienes, es el momento de definirla. Si no sabes por dónde empezar, puedes buscar inspiración en otras webs que te resulten atractivas, tanto si están relacionadas con los servicios que tú ofreces, como si no. Te recomiendo, en todo caso, incluir fotos, gráficos e imágenes, ya que Internet es un canal de comunicación muy visual en el que la utilización de estos elementos es muy importante para transmitir confianza y cercanía. También es recomendable que la página presente un aspecto ordenado y que localizar la información deseada resulte fácil e intuitivo. Debes saber que las personas somos poco pacientes cuando navegamos por Internet: esto significa que dispones de pocos segundos para convencer a tus visitantes de que se queden contigo en lugar de ir a buscar lo que necesitan a otro sitio web.

Estructura y contenido. Por razones de visibilidad y posicionamiento, te recomiendo que tu web incluya un apartado de noticias/blog que te permita incorporar periódicamente nuevo contenido; que debe estar relacionado con los servicios que ofreces, y siempre orientado a demostrar tu capacidad y experiencia o que resulte de utilidad práctica para tus potenciales clientes. La información corporativa que -en cualquier caso- nunca debe faltar en una página web profesional es:

  • quién eres: un breve currículum, biografía o trayectoria profesional,
  • qué haces: qué servicios ofreces, qué valor diferencial das a tus clientes,
  • cómo contactar contigo: dirección, teléfono, email, redes sociales….

Ya te presentes como persona o como empresa de servicios, todo ello actuará como sutil “gancho comercial” para quienes visiten tu página en busca de los servicios que tú ofreces.  Puedes incluir, además, toda la información que consideres relevante, pero la que se ha citado anteriormente, no debe faltar en ningún caso.

Dominio. Deberías, además, registrar un dominio .com (o .es) con tu nombre o el de tu negocio y asociarlo con tu página. Por ejemplo, http://www.tunombreapellido.com o http://www.serviciosabc.com ¿Cuánto cuesta esto? Pues para la web, dispones de muchas y muy buenas plataformas gratuitas –si, totalmente gratis- que puede utilizar cualquiera, aunque no tenga conocimientos informáticos ni de diseño gráfico, porque incorporan plantillas prediseñadas y la generación de contenido se hace a través de unas pantallas muy intuitivas, similares a la de Microsoft Word. Yo recomiendo especialmente dos de estas plataformas gratuitas: Blogger y WordPress porque, desde mi punto de vista, ambas ofrecen muy buenas prestaciones y una utilización muy simple, práctica e intuitiva. Esta web está realizada con WordPress, con una plantilla gratuita. En cuanto al coste del dominio, depende de la empresa con la que decidas contratarlo: puedes encontrarlos a partir de 10 o 12 euros al año. Y también podrás contratar direcciones de email, por ejemplo info@tunombreapellido.com por un módico precio: diez direcciones por unos 50 euros al año. Posicionamiento. Se trata de que tu web aparezca antes que otras en los resultados de búsqueda de Google. A continuación tres recomendaciones básicas que puedes observar para mejorar tu posicionamiento:

  1. Identifica tus palabras clave (las principales, tu nombre y el de los servicios que ofreces, tal y como los introduciría en Google un potencial cliente) e inclúyelas de forma consistente en tu web: esto es, siempre que sea posible tanto en el texto como en los titulares de tu página.
  2. Incluye enlaces (links) a otros sitios web de referencia y procura que tu página también sea enlazada desde otros sitios. En este sentido, las redes sociales pueden resultarte muy útiles.
  3. Añade nueva información de forma regular: una buena forma de hacerlo es con la sección de noticias/blog que te proponía como parte del contenido de tu web. Lo importante no es publicar mucho, es hacerlo con regularidad (una vez al mes para empezar, puede ser suficiente).

NOTA: Si quieres profundizar en una estrategia de posicionamiento, te recomendamos este otro artículo: 4 requisitos básicos y una condición sinequanon para mejorar tu posicionamiento SEO.

2. Acciones para fomentar la visibilidad

En cuanto tengas tu web en “perfecto estado de revista”, debes esforzarte por conseguir visitas, lo cual también influirá en un mejor posicionamiento de tu página. A continuación, te ofrezco algunos consejos que te ayudarán a fomentar las visitas a tu nueva web, y por ende, potenciarán su visibilidad:

  1. Informa a tu círculo más cercano de que tienes nueva web: no sólo clientes, también amigos, familia, conocidos… mándales el enlace a través del email y a aquellos con quienes tengas más confianza, pídeles opinión. Esta simple acción te ayudará, -además- a recordarles a todos ellos los servicios que ofreces y…. ¡quién sabe si están necesitando o van a necesitar un profesional como tú!
  2. Incluye la dirección de tu web en toda la papelería corporativa: tarjetas de visita, papel de carta, tarjetones… ¡No olvides la firma automática de tu email!
  3. Incluye enlace a tu web en tu perfil de todas las redes sociales en las que participes (p.e. Linkedin, Twitter, Facebook…) y aprovecha la ocasión para “presentar” tu nueva web a tus contactos, amigos o seguidores. Incluso puedes pedirles que, a su vez, la compartan. NOTA: Una reflexión que también debes hacer es qué redes sociales te interesan.
  4. Comparte siempre el nuevo contenido que añadas a tu web: ya sea en las redes sociales, por email a las personas a las que pueda interesarles y… ¡hasta puedes plantearte la elaboración de un Newsletter periódico!
  5. No desactives la opción que te ofrecen por defecto -tanto Blogger como WordPress- de incluir lo botones para compartir el contenido en las redes sociales.
  6. Y cualquier idea creativa que se te ocurra para que las personas interesadas en tus servicios conozcan y visiten tu web.

3. Recomendaciones finales

Para terminar, algunas consideraciones de carácter cualitativo, que son importantes para que, además de estar presente en Internet, lo hagas de la forma más eficaz, diferenciada y profesional posible. Ya lo dijo Guy Kawasaki, especialista en nuevas tecnologías y marketing: “Al final, o eres diferente, o eres barato.”

Escoge con cuidado tus contenidos. Escribe siempre pensando en el público al que te diriges: tus potenciales clientes. No escribas para tus colegas o para tus amigos. Elige tus contenidos con la idea de crear valor para aquellos que podrían contratar tus servicios y hazlo de manera que les resulte comprensible y útil. Antes de publicar pregúntate lo siguiente: ¿Es interesante o útil para mis potenciales clientes? ¿Demuestra que poseo conocimientos y experiencia? ¿Está relacionado con los servicios que ofrezco? Y sólo si la respuesta sincera a estas tres preguntas es SI, publica al respecto.

Redes sociales. Las plataformas sociales han demostrado una penetración sin precedentes en todos los ámbitos sociales y profesionales. Las personas, cada vez las utilizamos más para informarnos y para comunicarnos. Pueden, por ello, convertirse en excelentes aliadas para potenciar tu visibilidad y tu posicionamiento. Plantéate la posibilidad de completar tu web con una página corporativa en lugares como Linkedin, Facebook, Twitter o Youtube. Sólo necesitas hacer un plan de contenidos y dedicarle algo de tiempo. La participación activa en redes sociales puede ser tu “segundo paso” tras la publicación de tu página web. Es un tema al que dedicaré el próximo post.

Cuida los detalles. Proyectar profesionalidad (entendida como lo contrario a ser un “aficionado”) se consigue cuidando los detalles en lo que se refiere al aspecto visual, al estilo de redacción y a la estructura de contenidos. Si quieres proyectar una imagen profesional, mi recomendación es que cuides al máximo los detalles.

Si no tienes tiempo, busca la ayuda de un profesional. Todo lo que se propone en este artículo es fácil de llevar a cabo, pero puede que tu tiempo sea más valioso (y rentable) si lo dedicas a otras cuestiones. Si no tienes tiempo o no tienes ganas, mejor dejas la creación de tu web a un profesional, pero procura que lo haga con los parámetros que aquí se han presentado, porque sólo así podrás tener el control de tu plataforma y reducirás la inversión necesaria al máximo. Desconfía de quienes quieran retenerte como “cliente cautivo” siendo los únicos que pueden hacer cambios o modificaciones en tu web o los únicos propietarios de tu dominio. Sobre todo, huye de quienes no enfoquen tu estrategia en función de tus propios beneficios de negocio.

Reinventa Tu Negocio - Consejos para construir tu web

Te deseo muchos éxitos.

Myriam Rius (Consultora en Estrategia Digital)

Anuncios

2 pensamientos en “Estrategia digital básica para profesionales. Cómo posicionar tu marca personal en Internet dedicando los mínimos recursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s